Nuestro cuerpo se comunica

nuestro-cuerpo-nos-habla-curso-quiromasaje-shiatsu-tuina-medicina-china

Nuestro cuerpo se comunica

Nuestro cuerpo nos habla continuamente en un lenguaje universal, aquel que no requiere de palabras, sino de amor y comprensión. En muchas ocasiones, aun no sabemos entenderlo, o quizás no lo queremos escuchar, porque al escucharlo trae dolor y sufrimiento, pero el sigue ahí, hablando, gritando hasta llegar al límite. Puedes llamarlo dolor, irritación, enfermedad o casualidad, palabras que describen un mensaje que no llegas a comprender.

Necesitamos de una total profundización para entender que aquello a lo que llamamos enfermedad es el reflejo del sentimiento más profundo que jamás quisimos sacar, a mayor emoción retenida, mas brutal es la señal que nos envía nuestro cuerpo. Muchas veces de forma espontánea y superficial, y otras a un ritmo lento y profundo.

La naturaleza y el sentido del mensaje puede conocerse por técnicas de visualización, palpación y recogida de información sintomática. Si llegamos a entender el mensaje correctamente, interiorizándolo y aceptándolo con toda su sabiduría, podremos sanar nuestro cuerpo y nuestra alma.

Para que lo puedas entender, tu atención consciente y subconsciente esta fragmentada en momentos puntuales de tu pasado, arruinando nuestro momento presente, o lo que es lo mismo, destruyendo relaciones y situaciones de felicidad actuales.

Para muchos el presente no llega a ser algo nuevo, mas bien es el pasado arreglado o modificado como pudimos, más anclados en el pasado. Necesitas vivir el presente como el misterio del momento, algo sin control que no conocemos y que nos lleva a emociones nuevas y presentes.

En algún momento de nuestras vidas recordamos el pasado, momentos vivimos, cosas que aprendimos, gente que conocimos…pero en ocasiones podemos encontrarnos con personas que realmente están ancladas en su pasado y ni viven el presente ni se plantean el futuro.

Si deseas el empoderamiento del ahora, escoge el ahora con poder, transfórmalo realmente, no te quedes en la superficie, como el que se lava la cara sin jabón. Si comienzas a intentarlo realmente tus campos energéticos se modifican, transformando todo tu ser, creando nuevas experiencias físicas.

Cuando comprendes que existen niveles de escuchas y llegas a profundizar, comienzas a ver capas, dimensiones o cuerpos energéticos, que crean lo que llamamos almas. Tu no eres solamente tú, estas compuesto por varios cuerpos energéticos.

Como ya habrás oído en miles de ocasiones, tan perjudicial es vivir en el futuro como en el pasado, puesto que dejas de vivir tu momento presente y de este modo te pierdes a ti mismo, los momentos y las personas que te rodean, por lo que llega a ser una practica nada recomendable para ti mismo. Una vez más estas leyendo esto, pero aún no estas comprendiendo, ¿o sí?

Lógicamente el problema no es recordar el pasado, sino acceder a él de forma continuada, errática y sin sentido, sin comprender, sin asumir, sin aceptar, sin aprender. Esto conllevara un miedo al presente, una desconfianza generalizada, un miedo a los desafíos que nos proporciona la vida, a lo incierto. Cuando nos anclamos al pasado denotamos claramente inseguridad, puesto que el pasado ya lo conocemos, sabemos lo que ocurrió y nos sentimos con el control de las situaciones vividas, principalmente a salvo de la realidad que puede provocarnos un sentimiento de miedo continuo a nuevas situaciones, personas nuevas que se acercan íntimamente…

Pero no siempre se vive en el pasado de forma cómoda sino que se puede hacer la vuelta al pasado de forma obsesiva a un momento determinado de algo que deseamos no hubiera sido del modo que fue. Un ejemplo podría ser si en nuestra vida hemos estado enamorados profundamente de una persona y en una discusión se rompió esa relación, la persona volverá una y otra vez a ese punto de forma obsesiva queriendo cambiar la situación, por su cabeza rondarán cosas como “nunca debí decir aquello que hizo que lo perdiera”. Este es el error más común ya que lo pasado, pasado está y por mucho que se deseé que no fuera así no hay vuelta atrás. Si basamos nuestra vida de esta forma aparecerá los primeros síntomas de nuestra alma, problemas emocionales como la melancolía, estados depresivos, tristeza, impotencia por no poder volver atrás.

Cuando la situación vivida la encontramos en la lejanía, nuestro sentimientos se acomodan y se asientan, conociendo ya el final y teniendo en cuenta que tendremos más bagaje de donde tirar para resolver situaciones, vemos una posible solución que no se nos ocurrió en el momento, ¡nuevo error!, volvemos a mentirnos,  volvemos a alejarnos de la realidad, de asimilar, resolver y evolucionar con los obstáculos que se nos presentan. Tu alma no te pide que resuelvas la situación que viviste, o que recuperes el amor que perdiste, o que olvides a esa persona, tu alma te pide que comprendas, que asimiles, que tragues, que resuelvas el pasado soltándolo y que comiences a vivir el presente con las personas que te rodean y te quieren.

Es absurdo torturarse con lo que se pudo haber hecho en aquellos momentos del pasado y no se hizo, o lo que te hicieron, darle vueltas a la cabeza buscando posibles soluciones que se podían haber tomado…ese comportamiento lo único que nos hace es maltratarnos, castigarnos psicológicamente, no dejarnos vivir nuestro momento actual y no solucionar absolutamente nada. Madura tu alma, no necesitas olvidar, necesitas amar lo que te rodea en el presente y dejar el pasado como lo que es.

Siguiendo con el ejemplo anterior y profundizando en Medicina China, el lenguaje del cuerpo a nivel consciente y visual seria, su lengua aparecería con puntos rojos a ambos lados y en la punta.

Es un síntoma claro de Calor en el Xue, o lo que es lo mismo calor en sangre, que daña el Corazón, produce frio-humedad, todo esto producido por un estancamiento claro de Qi de Hígado, a largo plazo agota al Bazo. La persona en cuestión no asume lo que sucedió con su pareja, le crea frustración, rabia, no asume lo acontecido, no pasa página, no aprende de las situaciones, no revela la realidad de su alma. Le perjudica el desamor, desilusionada y desconfiada en las relaciones y preocupada por el control de las situaciones, por eso vive en el pasado. Su manifestación más clara se encuentra en su forma de hablar, en su rostro. El corazón es la morada del Shen, gobierna la sangre, alberga la afectividad, el Amor y la Ilusión.

Como todos quisiéramos, nos gustaría que alguien con una barita mágica viniera y arreglara nuestra alma, ese Shen. La realidad es que nosotros tenemos el poder de cambiar, no necesitamos ningún complemento, medicina convencional o tradicional, tan solo te necesitas a ti para curarte. La única receta que existe es aflojar, sacar, aprender, quererte, querer y dejarte querer por aquellos que te rodean, vivir con ellos el presente y ser feliz mirando hacia delante.

Sean valientes, pero no por lo que hacen hacia afuera, sino por lo que hacen hacia dentro.

 

Escuela de Masajes, Quiromasaje Medicina China, Tuina, Shiatsu, Moxa, Auriculoterapia, Reflexología Podal

 

Por: Miguel Sánchez

Entrada siguiente
DESHACIENDO MITOS, ACLARANDO CONCEPTOS, EL YOGA Y LA ESPIRITUALIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú